Atrapasueños

EL ATRAPASUEÑOS

LA LEYENDA DE LOS CAZADORES DE SUEÑOS. HISTORIA DE ATRAPASUEÑOS

Los cazadores de Sueños se conocían en el lenguaje Anishinabee como “Bawaadjigan” y eran primigeniamente de origen Ojibwe.

De acuerdo a la leyenda, los Cazadores de Sueños se colgaban originalmente sobre
las cunas de los bebés.

Dado que los sueños son mensajes del mundo espiritual, los buenos sueños siendo
inteligentes hallarán su camino a través del agujero central bajando por las plumas
sagradas hasta al durmiente.

Los malos sueños, al ser estúpidos, quedarán atrapados en la red y serían destruidos
con las luces de la mañana.

Se decía tambien que los atrapasueños favorecían los buenos sueños, la buena fortuna
y la armonía familiar.

Pero vayamos a la leyenda Lakota:

Hace mucho tiempo cuando el mundo era aún joven, un viejo líder espiritual Lakota
estaba en una montaña alta y tuvo una visión. En esta visión Iktomi, el gran maestro
bromista de la sabiduría se le aparecía en forma de una araña. Iktomi hablaba con él
en un lenguaje secreto, que solo los lideres espirituales de los Lakotas sabían entender
Mientras le hablaba, Iktomi-la araña- tomó un trozo de rama del sauce más viejo. Le
dió forma redonda y con plumas, pelo de caballo, cuentas  y adornos empezó  a tejer
una telaraña.

Hablaron de los círculos de la vida, de como empezamos la existencia como bebés y
crecemos a la niñez y después a la edad adulta, para llegar finalmente a la vejez,
cuando debemos volver a cuidar de los bebés, completando así el circulo.

Pero Iktomi -dijo mientras continuaba tejiendo su red- "en todo momento de la vida
hay muchas fuerzas, algunas buenas otras malas- Si te encuentras en las buenas
ellas te guiarán en la dirrección correcta. Pero si escuchas a las fuerzas malas. ellas
te lastimarán y te guiarán en la dirreción equivocada". Y continuó: "Hay muchas fuerzas
y diferentes dirreciones y pueden interferir con la armonía de la naturaleza. Tambien+
con el gran espíritu y sus maravillosas enseñanzas".

Mientras la araña hablaba continuaba entretejiendo su telaraña, empezando de afuera
y trabajando hacía el centro. Cuando Iktomi terminó de hablar, le dió al anciano Lakota
la red y le dijo: " mira la telaraña es un circulo perfecto, pero en el centro hay un agujero,
úsala para ayudarte a ti mismo y a tu gente, para alcanzar tus metas y hacer buen uso
de las ideas de la gente, sus sueños y sus visiones. Si crees en el Gran Espíritu, la
telaraña retendrá tus buenas ideas y las malas se irán por el agujero".

El anciano Lakota, le pasó su visión a su gente y ahora los indios usan el atrapasueños
como la red de su vida. Se cuelgan encima de las camas, en su casa para escudriñar
sus sueños y visiones. Lo bueno de los sueños queda capturado en la telaraña de la
vida y vive con ellos. Lo malo escapa a través del agujero del centro y no será nunca
más parte de ellos.

Los Lakota creen que el atrapasueños sostiene el destino de su futuro.


                            

EL JOVEN

Un día un hombre joven se sitúo en el centro de un poblado y proclamó que él poseía el corazón más hermoso de toda la comarca. Una gran multitud se congregó a su alrededor y todos admiraron y confirmaron que su corazón era perfecto, pues no se observaba en él ní máculas ni rasguños. Sí, coincidieron todos que era el corazón más hermoso que hubierán visto. Al verse admirado el joven se sintío más orgulloso aún, y con mayor fervor aseguró poseer él corazón más hermoso de todo el vasto lugar. De pronto un anciano se acercó y dijo: ” ¿ Porqué dices eso, si tu corazón no es ni tan, aproximadamente, tan hermoso como el mío?”. Sorprendidos la multitud y el joven miraron el corazón del viejo y vieron que, si bien latía vigorosamente, éste estaba cubierto de cicatrices y hasta había zonas donde faltaban trozos y éstos habían sido reemplazados por otros que no encastraban perfectamente en el lugar, pues se veían bordes y aristas irregulares en su alrededor. Es más, había lugares con huecos, donde faltaban trozos profundos.

La mirada de la gente se sobrecogió “¿Comó puede él decir que su corazón es más hermoso?”. El joven contempló el corazón del anciano y al ver su estado desgarbado, se hecho a reír.

” Debes estar bromeando,” dijo. ” Compara tu corazón con el mío… el mío es perfecto. En cambio el tuyo es un conjunto de cicatrices y dolor.”

” Es cierto,” dijo el anciano, ” tu corazón luce perfecto, pero yo jamás me involucraría contigo”…

Mira cada cicatriz representa una persona a la cual entregué todo mi amor. Arranqué trozos de mi corazón para entregárselos a cada uno de aquellos que he amado. Muchos a su vez, me han obsequiado un trozo del suyo, que he colocado en el lugar que quedó abierto. Como las piezas no eran iguales, quedaron los bordes por los cuales me alegro, porque al poseerlos me recuerdan el amor que hemos compartido.”.

” Hubo opotunidades, en las cuales entregué un trozo de mi corazón a alguien, pero esa persona no me ofreció un poco del suyo a cambio. De ahí quedaron los huecos. Dar amor es arriesgar, pero a pesar del dolor que esas heridas me producen al haber quedado abiertas, me recuerdan que los sigo amando y alimentan la esperanza, que algún día, quizás, regresen y llenen el vacío que han dejado en mi corazón.”

” ¿Comprendes ahora lo que es verdaderamente hermoso ?”.

El joven permanecío en silencio, lágrimas corrían por sus mejillas. Se acercó al anciano, arrancó un trozo de su hermoso y joven corazón y se lo ofreció. El anciano lo recibió y lo colocó en su corazón, luego a su vez arrancó un trozo del suyo ya viejo y maltrecho y con el tapó la herida abierta del joven.

La pieza se amoldó, pero no a la perfección. Al no haber sido idénticos los trozos, se notaban los bordes. El joven miró su corazón que ya no era perfecto, pero lucía mucho más hermoso que antes, porque el amor del anciano fluía en su interior.

(kikystar)

EL NACIMIENTO DEL ARCO IRIS

Hace mucho, mucho tiempo, en la espesa selva verde esmeralda habitaban unos pequeños animalitos que provocaban la admiración de todos aquellos que tenián la suerte de poder verlos. Eran siete magníficas mariposas, todas diferentes, pero cada una con sus alas pintadas de un color brillante y único. Su belleza era tal, que las flores de la selva se sentían opacadas cada vez que las mariposas revoloteaban su alrededor.

Eran inseparables, y  cuando recorrían la selva parecían una nube de colores, deslumbrante y movidiza. Pero un día, una de ellas se hirió con una aguda espina y ya no pudo volar con sus amigas. El resto de las mariposas la rodeo, y  pronto comprendieron de la profunda herida era mortal. Volaron hasta el cielo para estar cerca de los dioses y, sin dudarlo, ofrecieron realizar cualquier sacrificio con tal de que la muerte de su amiga no las separara. Una voz grave y profunda quebró el silencio de los cielos y les preguntó si estaban dispuestas a dar sus propias vidas con tal de permanecer juntas, a lo que todas contestaron afirmativamente.

En ese mismo instante fuertes vientos cruzaron los cielos, las nubes se volvieron negras, y la lluvia y los rayos formaron una tormenta como nunca se había conocido. Un remolino envolvío a las siete mariposas y las elevó más allá de las nubes. Cuando todo se calmó y el sol se disponía a comenzar su trabajo para secar la tierra, una impotente curva luminosa cruzó el cielo, un arco que estaba pintado con los colores de las siete mariposas, y que brillaba gracias a las almas de esas siete amigas que no temieron a la muerte con tal de permanecer juntas.

LA LEYENDA DEL SOL Y LA LUNA

Cuando el Sol y la Luna se encontraron por primera vez, se apasionaron perdidamente y a partir de ahí comenzaron a vivir un gran amor.

Sucede que el mundo aún no existía y el día que Dios decidó crearlo, les dio entonces un toque final… el brillo!!!.

Quedó decidido también que el Sol iluminaría el día y que la Luna iluminaría la noche, siendo así, estarían obligados a vivir separados. Les invadió una gran tristeza y cuando se dieron cuenta de que nunca más se encontrarían…

La Luna fue quedándose cada vez más angustiada. A pesar del brillo dado por Dios fue tornandose solitaria. El Sol, a su vez había ganado un título de nobleza:”ASTRO REY”, pero eso tampoco le hizo feliz.

Dios viendo esto, les llamó y les explicó: “No debéis estar tristes, ambos ahora poseeis un brillo propio”.

“Tú, Luna, iluminarás las noches frias y calientes, encantarás a los enamorados y serás frecuentemente protagonista de hermosas poesías.”

“En cuanto a ti, Sol, sustentarás ese título porque serás el más importante de los astros, iluminarás la Tierra durante el día, proporcionarás calor al ser humano y tu simple presencia hará a las personas más felices.”

La Luna se entristeció mucho más con su terrible destino y lloró amargamente… y el Sol, al verla sufrir tanto, decidió que él no podía dejarse abatir más, ya que tendría que darle fuerzas y ayudarle a aceptar lo que Dios había decidido.

Aún así, su preocupación era tan grande que decidió hacer un pedido especial a Dios: ” Señor, ayuda a la Luna, por favor, es más fragil que yo, no soporatará la soledad…” Y Dios… e su inmensa bondad… creó entonces las estrellas para hacer compañía a la Luna.

La Luna siempre está muy triste recurre a las estrellas, que hacen de todo para consolarla, pero casi nuna lo consiguen.

Hoy, ambos viven así… separados, el Sol finge que es feliz y la Luna no consigue desimular su tristeza. El Sol arde de pasión por la Luna y ella vive en las tinieblas de su añoranza.

Dicen que la orden de Dios era que la Luna debería de ser siempre llena y luminosa, pero no lo consiguió… porquees mujer, y una mujer tiene fases. Cuando es feliz, consigue ser llena, pero cuando es infeliz es menguante y , cuando es menguante, ni siquiera es posible apreciar su brillo.

LUNA y SOL siguen su destino. Él, solitario pero fuerte; ella , acompañada de estrellas pero débil.

Los hombres intentan, constantemente, conquistarla, como si eso fuera posible. Algunos han ido incluso hasta ella, pero han vuelto siempre solos. Nadie jamás consiguió traerla hasta la Tierra, nadie, realmente, consiguió conquistarla, por más que lo intentaron,

Sucede que Dios decidió que ningún amor en este mundo fuese del todo imposible, ni siquiera el de la Luna y el del Sol… Fue entonces que Él creó el Eclipse.

Hoy, Sol y Luna viven esperando ese instante, esos raros momentos que les fueron concedidos y que tanto cuesta que sucedan.

Cuando mires al Cielo, a partir de ahora , y veas que el Sol cubre la Luna, es porque se reclina sobre ella y comienzan a amarse. Es, a ese acto  de Amor, al que se le dio el nombre de Eclipse.

Es importante recordar que el brillo de su éxtasis es tan grande que se aconseja no mirar al Cielo en ese momento… tus ojos podrían cegarse al ver tanto Amor.

ECO Y NARCISO ECO Y NARCISO Eco era una ninfa que habitaba en el bosque junto a otras ninfas amigas y le gustaba cazar por lo cual, era una de las favoritas de la diosa Atemisa. Pero Eco tenía un grave defecto: Era muy conversadora. Y además en cualquier conversación o discusión, siempre quería tener la ultima palabra. Cierto día, la diosa Hera salió en busca de su marido Zeus, el cual le gustaba divertirse entre las ninfas. Cuando Hera llegó al bosque de las ninfas, Eco la entretuvo con su conversación mientras las ninfas huían del lugar. Cuando Hera descubrió la trampa la condenó diciendo:- Por haberme engañado, a partir de este momento perderás el uso de la lengua. Y ya que te gusta tanto tener la última palabra solo podrás responder con la ultima palabra que escuches. Jamás podrás volver a hablar en primer lugar. Eco, con su maldición a cuestas se dedicó ala cacería recorriendo montes y bosques. Un día vio a un hermoso joven llamado Narciso y se enamoró perdidamente de él. Deseó fervientemente poder conversar con él. pero tenía la palabra vedada. Entonces comenzó a perseguirlo esperando que Narciso le hablara en algún momento. En cierto momento, en que Narciso estaba solo en el bosque y escuchó un crujir de ramas a sus espaldas y gritó:- ¿Hay alguien aquí? Eco respondió: Aquí. Como Narciso no vio a nadie volvió a gritar: Ven Y Eco contestó: Ven Y como nadie se acercaba, Narciso dijo:- ¿Po r qué huyes de mí? Unamonós La ninfa, loca de amor de lanzó entre sus brazos diciendo: Unámonos Narciso dio un salto hacia atrás diciendo:- Alejate de mi! Prefiero morirme a pertenecerte! Eco respondió :- Pertencerte. Ante el fuerte rechazó de Narciso, Eco sintió una verguenza tan grande que llorando se recluyó en las cavernas y en los picos de las montañas. La tristeza consumió su cuerpo hasta pulverizarlo. Solo quedó su voz para responder con la última palabra a cualquiera que le habla. Narciso no solo rechazó a Eco, sino que su crueldad se manifestó también entre otras ninfas que se enamoraron de él. Una de esas ninfas, que habia intentado ganar su amor sin lograrlo le suplicó a la diosa Hera que Narciso sintiera algún día lo que era amar sin ser correspondido y la diosa respondió favorablemente a su súplica. Escondida en el bosque, había una fuente de agua cristalina. Tan clara y mansa era la fuente que parecía un espejo. Un día Narciso se acercó a beber y al ver su propia imagen reflejada pensó que era un espíritu del agua que habitaba en ese lugar. Quedó extasiado al ver ese rostro perfecto. Loa rubios cabellos ondulados, el azul profundo de sus ojos y se enamoró perdidamente de esa imagen. Deseó alejarse, pero la atracción que ejercía sobre él era tan fuerte que no lograba separarse. Muy por el contrario deseó besarlo y abrazarlo con todas sus fuerzas. Se había enamorado de si mismo. Desesperado, Narciso comenzó a hablarle:-¿ Por qué huyes de mí, hermoso espíritu de las aguas? Sí sonrío, sonríes. Si estiro mis brazos hacia tí, tú también los estiras. No comprendo. Todas las ninfas me aman, pero no quieres acertarme,- Mientras habalaba una lagrima cayó de sus ojos. La imagen reflejada se nubló y Narciso suplicó : – Te ruego que te quedes junto a mí. Ya que me resulta imposible tocarte, deja que te comtemple. Narciso continuó prendado de si mismo. Ni comía, ni bebía por no apartarse de la imagen que lo enamoraba hasta que terminó consumiendose y murió. Las ninfas quisieron darle sepultura, pero no encontraron el cuerpo en ninguna parte. En su lugar apareció una flor hermosa de hajas blancas que para conservar su recuerdo lleca el nombre de Narciso. LA LEYENDA DE LA LUNA Cuenta una leyenda que hace muchisimos años solamente el Sol reinaba en el cielo. De dia todo era alegría, pero durante la noche un gran temor se apoderaba de las aldeas. Cierta vez, un puma sanguinario se ensañó con un pequeño poblado. Entonces, una joven valiente y generosa, llamada Quilla decidió poner fin a esa amenaza. Una noche, en vez de refugiarse junto a su pueblo, se quedó sola en un lugar abierto. Al acercarse el puma, ella comenzó a correr muy velozmente. El animal la siguió, pero Quilla conocía perfectamente la región y sabía donde ocultarse. Asi, durante dos dias, fue alejando a la fiera de su pueblo. Pero finalmente, en la tercera noche, el puma lña acorraló. La joven se dio cuenta que estaba perdida. Sin embargo, contenta porque había logrado apartar a la bestia de su gente, se dispuso a morir. En ese momento acurrió algo asombroso: la figura de la muchacha comenzó a ascender por el aire hasta convertirse en un astro redondo y luminoso que quedó prendido en el cielo. Los amigos de Quilla, que la buscaban intensamente, vieron la transformación y comprendierón lo sucedido… A partir de ese momento, Quilla nunca los abandonó; los acompaño todas las noches con su luz. LA LEYENDA DE LAS FLORES Hace mucho, muchisimo tiempo, las plantas aún no tenían flores. En ese entonces vivía en el sur una bella niña tehuelche llamada Kospi, de suaves cabellos y dulces ojos negros. Una tarde de tormenta, cuando el fulgor del relámpago iluminaba todos los rincones de la tierra, Karut (el trueno), la contempló asomaba a la entrada del Kau (toldo) de sus padres. La vio tan hermosa, que a pesar de que él era rústico, hosco y bruto, se enamoró locamente de ella. Ante el temor de que la linda niña lo rechazara, la raptó y huyó lejos, retumbando sobre el cielo, hasta desaparecer de la vista de los aterrados padres de la chica. Al llegar a la alta y nevada cordillera, la escondió en el fondo de un glaciar. Encerrada allí, fue tanto el dolor y la pena que sintió que de a poco fué enfriandose hasta que se convirtió en un témpano de hielo, funciéndose con el resto del glaciar. Tiempo después, Karut quiso visitarla y al comprobar su desaparición, se enfureció terriblemente lanzando bramidos de desesperación. Tanto ruido rodó hasta el oceáno y atrajo muchas nubes que empezarón a llover y llover sobre el glaciar hasta derretirlo completamente. Así, Kospi se transformó en agua y corrió deprisa montaña abajo en torrente impetuoso. Luego se deslizó por los verdes valles y empapó la tierra. Al llegar la primavera, su corazón sintío ansias de ver la luz, de sentir la cálida caricia del viento y de extasiarse contemplando el cielo estrellado por las noches. Trepó despacio por la raiz y el tallo de las plantas y asomó su preciosa cabecita en las puntas de las ramas, bajo la forma de colorídos pétalos. Habían nacido las flores. Entonces todo fué más alegre y bello en el mundo. Por ese motivo es que los tehuelches llamaron Kospi a los pétalos de las flores.

Compartir Atrapasueños en redes sociales

Twitter Digg Delicious Stumbleupon Technorati Facebook Google Bookmarks